domingo, 22 de enero de 2017

Camarones del Aljibe - 2016 - La semilla

Camarones del Aljibe - 2016 - La semilla


¡Gracias a Magdalena por este aporte!

-.-

La semilla de Camarones del Aljibe

El origen de un disco, por lo general, tiene un fecha anterior a la de su nacimiento. Muchos artistas comparan su proceso de creación con un embarazo, en donde componer las letras, y buscar la mejor manera de expresarlas con música, lleva un tiempo en el que esa obra se desarrolla. Lo mismo sucede con las bandas, para llegar a un inicio, se deben dar las condiciones adecuadas, que las personas vibren en una misma frecuencia. Para Camarones del Aljibe no fue la excepción. En estos días presentan su nuevo disco, La Semilla, el origen lo cuenta Leandro Lorenzo, más conocido como Lea Camarón.

-Hace unos cuatro años viajé solo, con mis canciones. Me fui de Buenos Aires porque estaba un poco abombado de lo que era la ciudad y las opciones de vida que tenía. El tope de explosión fue trabajar en un call center seis meses cerca del Obelisco, antes de eso había trabajado en una pinturería, como electricista, trabajé de acomodador en teatros, como asistente de un mago, en una ópera. Me quise alejar de todo lo que significaba estar dentro de esta ciudad, que es hermosa, pero en ese momento no lo veía. Me fui en busca de otras realidades.

-¿Cuántos años tenías?

-No soy bueno para las fechas, creo que desde los 19 hasta los 22. Era un viaje que no sabía cuánto iba a durar, sin tiempo, solo, con la guitarra, una mochila muy chica y poca plata. Me di cuenta de que había mucha gente viviendo distinto, que había muchas opciones para vivir, sin correr detrás de nada, y también vi cosas muy injustas. Tuve la suerte de vivir con un cacique en Amaicha, que me habló de la colonización, y cómo la gente nativa quedó sin tierras. A la vez, había cosas buenas, nuevas formas de ver y de elegir, y de hacer lo que uno siente.

Comenzó a meditar con un amigo que hacía diksha -un despertar de la conciencia, que muchas veces se inicia a través de la imposición de manos-. Aunque tenía algunas resistencias, al principio, comprobó ciertos cambios, aprendió de las cosas que le contaba, sobre metafísica, esoterismo, yoga, o culturas orientales. Hacía prácticas de respiración a la mañana, pranayamas, ahí dice que aparecieron las lucecitas en el fondo del camino.

-¿Hubo un antes y un después de las meditaciones?

-Hubo un cambio. Siempre mi forma de escribir fue desde la necesidad de expresión. Cuando estaba ahogado o triste, no pensaba las canciones-algunas sí-, pero la mayoría es agarrar una guitarra y cantar lo que se me ocurra, las grabo y muchas veces escucho el mensaje que quería escuchar, me abro a que salga lo que tenga que salir. El viaje fue un principio de ver otro mundo dentro de este, empecé a conocer otras personas, que hacían cosas lindas, que vivían del arte. Hasta que empecé a verlas, conocí a una amiga, una gran maestra que viaja, ella es artista como forma de ser, baila, hace cosas visuales. Tenía montón de historias y caminos, con proyectos, fue inspirador para mí. O el hermano de mi amigo, que es el que hizo la tapa del disco, Pedro Gallinger, que me habló de su viaje por el Amazonas. Me llegó información de personas que están haciendo lo que sienten y cómo la vida fluye cuando te entregás a eso, me hizo un click en la cabeza.

Trabajó en hostels, y como cocinero pero la mayor del viaje se sostuvo gracias a tocar, a veces a la gorra, cuenta que tuvo situaciones de no tener mucha plata pero asegura que nunca le faltó nada, "siempre que hacía lo que quería el mundo se abría". Volvió con esa certeza, para compartirla con amigos y con su familia. Ese viaje que le abrió la cabeza lo llevó a escribir las canciones del disco Sin Tiempo. Volvió con la idea de tener una banda, para compartir esa música con su círculo cercano y hasta donde se extendiera.

En 2012 o 2013, armaron Camarones, en esa formación inicial estaban su hermana y su amigo Emi, que se todavía participan, aunque siguieron otro camino. La formación actual es: Leandro Lorenzo (voz y guitarras) Ezequiel Castro (guitarras y coros) Enzo Fernandez Rearte (guitarras y coros) Esteban Lemos (flauta, acordeón y armónica) Federico Risso (bajo y coros) Gerardo Marcchionda (percusión) y Andres Vago (batería). En esta segunda etapa cuentan con un productor que los ayudó a encontrar el estilo que hoy más los representa.

-Estuvo bueno el proceso de grabación. Tiene muchas guitarras eléctricas por consejo de nuestro productor, Luis Volcoff. Fue un gran aprendizaje que una cabeza de afuera ponga su visión en nuestras canciones. Uno de sus aportes fue probar con la eléctrica, le daba un sonido más urbano que tiene que ver con el presente de Camarones. Trabajamos todos en muchas cosas, tiene que ver con nuestra verdad. La búsqueda es que sea bien genuino, lo más verdadero posible. La mayor parte de las letras son mías,"La brújula", que es un cuarteto, la hicimos con Eze, Fede y Gera en un viaje por Misiones, siempre que la cantamos nos lleva a ese viaje.

-¿Cuál es el mensaje de La Semilla? ¿Qué es lo que quieren dejarle al mundo?

-La semilla es pensar que es un pequeño aporte para que nazca un arbolito en este enorme bosque, uno que tenga nuestra parte, con nuestras letras, nuestro sonido divertido. La semilla está intencionada y tirada al mundo para que crezca, para plantarla al mundo.

-Como en el tema "El bosque llama", que es anterior a La Semilla, y que tiene un mensaje fuerte acerca de la ecología. ¿Cómo surge eso?

-El bosque llama nace después de una vivencia fuerte. Yo estaba en el sur, en Epuyén, un lugar hermoso, y estaba el fuego cerca, cada vez había más humo. Llamaron de la municipalidad a la casa donde estábamos,cerca el fuego, que estuviéramos atentos, porque se podía quemar todo. Hacía tres meses que no llovía y esa noche llovió, no pasó nada. Pero fue una situación de impotencia muy grande, era irse o quedarse con una manguera, o cortar los árboles cercanos. Viene pasando hace un montón de años, ¿cómo puede pasar que no nos enteremos? Ahí nació esa canción y el impulso de hacer algo. En la ciudad, con mi amiga Rocío, hicimos unos encuentros artísticos y donamos el dinero a una institución que se estaba encargando de reforestar áreas quemadas. Con bandas amigas, gente cercana que quiso estar y se abrió este círculo. En las letras tenemos eso de hablar de la importancia de las palabras, todo lo que se dice y se repite es lo que pasa. Es lo que vivimos. Puesto en palabras como en pensamientos. Esa es la búsqueda, pensamientos de paz.

-¿Cuál es el llamado a la acción? El mensaje que quieren dejar.

-Entre mucha búsqueda y deseos, lo más importante es que cuando sea el momento de irse a dormir, estemos en paz. Eso es lo que quiero. No podemos enseñar nada, pero sí compartir buena energía, música que te inspire a pensar y preguntarte cosas.

-¿Le dan importancia a la alimentación?

-Sí, aunque en los shows a veces terminamos comiendo pizza. Es importante todo lo que ingresa al cuerpo, la energía, de dónde viene, el peso que vos le pongas, cómo recibís lo que comés. Me parece lo mejor poder comer lo que producís, en la ciudad saco limones, tengo una pequeña huertita, también en la casa de mi mamá, comprar orgánico me gusta pero a veces no sé si confiar. En la ciudad hay de todo, mucha gente, posibilidades de aprender, comprar lo que quieras. No entiendo hacia donde está yendo el mundo pero creo que estamos a punto de vivir un gran cambio y nos preparamos para eso. Somos una generación que estamos limpiando la basura que quedó en el pasado. No creo que nadie nunca haya tenido mala intención, pero pensaron en sus intereses personales y no le dieron importancia a las consecuencias. Lo tomo como un aprendizaje para estar atentos, que por algo pasa y estamos viviendo cosas extremas pero entendiendo que hay que estar atentos, cuidarnos.

-Pero a su vez repetimos patrones.

-El cómo del cambio es nuestra búsqueda. Empieza por uno, por ser coherentes con lo que sos, hacés y vivís, dar lo mejor de vos y sentirte en paz. Si todas las personas del mundo estuviéramos en paz no habrían tantos problemas. El universo se equilibra, se encarga de darnos una lección, estamos limpiando nuestra cabeza, la ciudad, el campo. Estamos viendo esta peli y cada vez más, es la semilla que empezaron a plantar Lennon, Marley, el movimiento hippie que fue tan extremo, pero que era necesario. Hay un montón de bases, sabemos que hay una parte buena de ese movimiento y del mundo como es ahora, con todo lo que hay construir, aprender de los errores, crecer. No sé cuál es la forma, pero sé que estamos vibrando un cambio.

Muchas gracias Camarones del Aljibe por esta entrevista, tuve la oportunidad de escucharlos en vivo y me gustaron mucho, tanto por la onda de sus canciones, como por las letras. En su Facebook, y en YouTube los Camarones siguen presentando su disco La Semilla, se lo puede escuchar y descargar. También tienen shows programados en La Plata, en otras ciudades del país y de Uruguay, y proyectan una gira larga. En septiembre será el momento de mostrar en San Telmo el disco completo.

Les cuento que estoy en Catamarca, recién llegada, pasé por Villa General Belgrano y ahora miro los cerros nevados mientras escribo, ¡prometo compartir algunas fotos de mi viaje! Espero que les guste la música de Camarones.
Temas

01. La semilla
02. El cristal por el que mira el tiempo
03. A rienda suelta
04. La brújula
05. Avanza
06. Lejos
07. Espíritu de fuego
08. Entre clavas y frutales
09. Estrella fugaz
10. Morena
11. Partículas viajeras
12. Algo

DESCARGAR • Mega